XV Rallye Mototurístico Astur 2017

23 de Junio de 2017, 15h:37`, El Montico término municipal de Tordesillas, provincia de Valladolid, cielo despejado, temperatura 37º C.

Animados por la exitosa experiencia del año anterior Scooby y el que escribe, encienden sus monturas. Nos dirigimos a la localidad asturiana de Arriondas, enclave del hotel Los Acebos, donde el Motoclub Ángeles del Asfalto ubica el alojamiento y la salida y llegada del XV Rallye Mototurístico Astur 2017.

Nos esperan cerca de 300 kilómetros hasta llegar a nuestro destino. Los primeros 180 kilómetros que recorremos atravesando la meseta castellana bajo un sol de justicia y por carreteras de largas rectas, con radares de tramo y limitación a 90, hacen de esta parte del viaje un rollazo por no decir otra cosa.

Pero por fin llegamos a Guardo y nos encontramos a los pies de la montaña palentina y a la puerta de los Picos de Europa. En Guardo tomamos la P-215, que nos llevará a la localidad de Velilla del Río Carrión, donde girando a la izquierda cruzamos el río Carrión para curvear suavemente por la LE-215. No puedo evitar soltar la frase, (¡Por fin, Rock&Roll!), empezamos a desperezarnos entre curvas y también a sentir que la temperatura ha bajado de golpe casi 15ºC. Con este panorama no nos queda más remedio que empezar a ponernos capas de ropa. Mientras en el horizonte se empiezan a ver como las nubes cubren las cimas de los picos cercanos.

El camino que nos queda por recorrer nos es de sobra conocido, Boca de  Huérgano, N-621, cruce antes de llegar a Riaño, giramos a la derecha , N-625, Puerto del Pontón, y para paaara, ¡bueno Scooby ve a ritmo que empieza el desfiladero de Los Beyos!

Como dice siempre Scooby, Los Beyos nunca cansan, y por suerte no encontramos niebla (como tuvimos antes de llegar al Pontón), ni apenas tráfico. Así que con este panorama gozamos todo lo que nos dejaron.

Observación: La entrada en la carretera que pertenece al Principado de Asturias, estaba sucia de gravilla y alguna que otra piedra de cierto volumen.

Me dio la sensación de que se hizo corto el desfiladero, de repente nos encontramos con Cangas de Onis y su puente con la Cruz de la Victoria colgando de él. En pocos minutos nos presentamos en la rotonda de Arriondas y cruzamos el río Sella para llegar al punto de concentración.

Aparcamos en el garaje para que Pisoni y Dora duerman bajo techo y nos dirigimos al punto de inscripción, empezamos a ver las primeras caras familiares, nos dan los vales para los desayunos, comidas y cenas, y subimos las maletas a nuestra habitación. Posteriormente nos encontramos con Julián y Santiago dos motars que también han llegado desde Valladolid.

El resumen del resto de la jornada es muy sencillo, una botella de sidra, merienda, otra botella de sidra, cena, charla informativa de lo que nos espera mañana, entrega del plano de ruta, tarjeta para sellar en los puntos de control y número de participante. No nos liamos más y mañana será otro día.

¡Otra botella de sidra por favor!

24 de Junio de 2017, 9h:00, Arriondas/Les Arriondes capital del Concejo de Parres, cielo gris, nubes atrapadas en las cimas de las montañas, temperatura 19ºC.

Ya llevamos un buen rato despiertos, así que aprovechamos para dejar preparada la equitación y los mapas. Scooby a programado esta noche su TomTom (esperamos que nos sirva para un por si acaso).

El comedor esta a media ocupación y el ambiente tranquilo, desayunaremos ligero ¡vamos, que no repetiremos platos!

Recogemos del parking a Pisoni y Dora y las colocamos las primeras en la salida, sólo un equipo de la televisión de Asturias “perturba” la tranquilidad de la zona de salida.

Hotel Los Acebos (Arriondas/Les Arriondes – Principado de Asturias)

A las 10h:00 nos dan permiso para salir. Empezamos formado un grupo de cuatro junto a los ya presentados Julián y Santiago.

El camino de enlace en dirección Nava lo hacemos por la N-634, no tiene ninguna complicación salvo el paso por media docena de pequeñas poblaciones. El día es gris pero la carretera es de buen firme y esta seca. En estas condiciones atravesamos Nava sobrados de tiempo e iniciamos la subida al Alto del La Faya los Llobos. Este alto se ha subido más de una vez durante la Vuelta Ciclista a España y la Vuelta a Asturias, pero suele subirse al revés, desde la localidad de Los Barredos.

La subida se me hace rápida, no llego a disfrutarla del todo, en seguida encontramos el punto de sellado. No vamos nada mal de tiempo, así que nos da tiempo de repasar el mapa, no pensando en el siguiente punto de sellado, si no más bien en como circunvalar la ciudad de Oviedo.

Pero Tomás otro motard que viene desde Valladolid y con más carretera y rutas que un autobús de ALSA, pronuncia una frase premonitoria.

_ ¡Y ya veréis, esta tarde nos tocará correr!

¡Qué razón tenías Tomas!

Iniciamos la bajada con porcentajes entre el 5% y el 7% de desnivel y cinco curvas de herradura. En Los Barredos enlazamos con la A-117. Pasamos cerca del MUMI (Museo de la Minería y la Industria), dejamos a nuestra derecha Langreo. Atravesamos por Tudela de Veguín localidad donde nació el cantante Tino Casal (precursor del Glam en España).

Sin darnos cuenta, llegamos al segundo punto de sellado, el Alto de Bendones. Aquello parece una romería, ¡pero cuanta gente en fila para sellar! De repente se pone a caer un fino orbayu (lluvia fina en asturiano, txirimiri, txiribiri, calabobos, es una precipitación tan fina que los radares meteorológicos no pueden detectarlas). Nos toca ponernos los chubasqueros a toda prisa y prescindiremos de ver la iglesia prerrománica de Santa María de Bendones del s. IX.

Doblando un par de curvas, nos encontramos en las afueras de Oviedo, por suerte no nos liamos mucho y el camino que emprendemos la A-63 y la N-634, nos es conocido del Rallye del año pasado. Una vez pasada la localidad de Grado, el Alto de Cabruñana se topa con nosotros, sellamos, fotos de rigor y enseñamos los papeles de la moto a la pareja de la Guardia Civil que se encuentra estacionada en el Alto.

Seguimos la AS-15 dirección Soto de Los Infantes. Por la AS-226 atravesamos entre pastos y vacas por una carretera sin arcén, pero aceptablemente asfaltada. El Alto de Soto de Los Infantes se nos presenta como un bucólico paisaje donde sellar y admirar la estampa. ¡Bien, pues esto ya está, hecha la primera etapa! ¡Venga chicos a comer! Salas está a tiro de piedra.

Llegamos al municipio de Salas, donde la organización del Rallye, el Moto Club Ángeles del Asfalto con su presidente a la cabeza nos esperan para ir aparcando las motos en la plaza de la Iglesia, cerca del bar que hace de sede del moto club.

http://www.angelesdelasfalto.net/

Al llegar pronto nos da tiempo de tomar el vermut y charlar con otros participantes, con los que surgen conversaciones de lo más interesantes, como el de la pareja que salio con su moto de Siria 5 días antes de cerrar las fronteras por el estallido de la guerra.

¡Este si que viaja!

Así de forma distendida pasa el rato, hasta que el Sr. Presidente del Moto Club Ángeles del Asfalto, Don Ramón llama a filas para ir a comer.

Sinceramente muy bien el catering, ese chorizo a la sidra, esa tortilla de patata, la empanada de atún, ese cabrales con membrillo… Y mejor la compañía en la mesa que nos sentamos, la del Moto Club Kilómetro Motero de Ávila que han sido los organizadores este año del Primer Desafío Mototurístico Ancha es Castilla, que se realizo en el mes de Abril.

https://web.facebook.com/events/259611071159399/?_rdc=1&_rdr

https://m.facebook.com/kilometromotero/

Scooby de charla con Kilómetro Motero

Después de recoger colectivamente sillas y mesas, toca café y para los que seguimos el Rallye, esperar hasta las 17h:00. Y como todo llega en esta vida, también llega la hora de la salida. Así que primera y Rock&Roll, eso y mucho Roll que vamos a tener esta tarde…

Salimos al encuentro de nuestro primer punto de sellado en el Cabo Peñas por la N-634 para enlazar con la AS-16, pero antes parada masiva para repostaje, nos encontramos de repente más de 20 motos.

Antes de llegar a Soto del Barco, tomamos la N-632, para llegar a Avilés, pero en la entrada a esta ciudad el asunto se lía, en vez de ir por la margen derecha de la ría nos encontramos en la margen izquierda, ¡oh, oh, problemas!, bueno todo no iba a ser malo por lo menos vemos por fuera el edificio del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, única obra en España del famoso arquitecto brasileño, por cierto me pareció feo y poco original (ahí voy haciendo amigos).

Faro Cabo Peñas

Después de desfacer el entuerto, liarnos en una rotonda y dudar en algún cruce, por fin llegamos al faro del Cabo Peñas, el punto más septentrional del Principado de Asturias, sellamos con 4 minutos para el cierre del control. No nos liamos mucho, foto al faro que esta en funcionamiento desde 1852 y su linterna actual data de 1929 con un alcance en condiciones de buen tiempo de 41 millas y 18 millas con bruma.

Estos datos los escribo para que aprendáis algo de provecho mientras leéis. Pero bueno, sigamos la narración de los sucesos.

Re hacemos el camino para volvernos a incorporar a la AS-239 una carretera costera bien asfaltada, que nos lleva dirección Luanco en busca del Faro Torres.

No tengo claro si fue antes, durante o después de la villa de Candás, cuando el tema se nos va de las manos, de pronto nos encontramos metidos por carreteras cada vez más angostas que se alejan de la costa, el GPS de Scooby parece más bien brujulear.

En cierto momento nos detenemos, vemos a un todoterreno de la Guardia Civil al que nos dirigimos y preguntamos a los agentes por la ubicación del faro, ante nuestra sorpresa desconocen ese nombre de faro, incluso con uno de sus móviles y Google maps intentan encontrar el faro, imposible. Agradecemos el esfuerzo y retomamos marcha buscando la costa.

Sinceramente no sabemos donde estamos, siguiendo otra carretera aparecemos en unas urbanizaciones y llegamos hasta una playa, pero eso no tiene pintas de un faro, nos cruzamos con otros participantes que seguían a su GPS y también les llevaba a darse un baño.

Otro paseo entre rotondas y cruces, nueva parada para cabrearnos con el GPS, cagarnos en los mapas, entre nosotros, y con el mundo mundial, en eso que llegan un nutrido grupo de participantes al que me acerco y se me quejan del dolor de cabeza que les están dando los GPS con el dichoso faro.

Tomo por primera vez la iniciativa de guiar e nuestro grupo y los recién llegados. A día de hoy no me acuerdo de cómo se llamaba la población a la que dirijo el grupo, sólo recuerdo que estaba en la costa y giramos en dirección sur-este, en un cruce preguntamos a un paisano, el cual nos dice que de Faro Torres nada de nada, Campa Torres , donde se encuentra un parque arqueológico.

Con esta información seguimos la marcha y puedo asegurar que los demás me seguían en ese momento, pasamos una serie de rotondas y en una cuesta abajo pronunciada veo al final de ella una parada de autobús y la silueta de una persona esperando. Sin pensarlo dos veces me paro a preguntar, al que resulta ser un dicharachero guaje (en Asturias y las zonas mineras de León y Palencia equivale a chaval o muchacho), que esta esperando el bus, me da todo tipo de explicaciones sobre la Campa Torres y la extrañeza del nombre de Faro Torres, incluso me explica que estamos cerca, y que es fácil el recorrido, incorporarnos a la antigua carretera de Gijón, hacer una rotonda en una gasolinera de La Estrella de Catar, otra rotonda y a la izquierda una gasolinera de Shell y subir la carretera. ¡Bueno chavales ya estamos!

Miro detrás de mí y no tengo a nadie ¡cojonudo! ¿y ahora qué? Pues bueno sigo la ruta que me acaban de indicar, paro en la gasolinera de Shell y llamo por teléfono a Luis, le mando unos whatsapp. Desde el interior de la tienda de la gasolinera veo pasar rápidamente a Julián y Santiago, así que salgo tras ellos. Cuando llego a la explanada, el entorno es surrealista, unos fantasmagóricos depósitos de gas invaden el paisaje, queda un solo minuto para el cierre del control y sello in extremis ¿pero Scooby donde está?, uno de la organización se lleva la señal en ese momento. Pero ¡oh casualidad! Scooby llega, sale corriendo cuesta arriba, ¡donde vas, loco!… no sufráis ficho.

Depósitos de gas de la Campa Torres (Gijón)

Hacemos un reseteado, acto de contrición y dolor de los pecados de lo sucedido en la última media hora y aquí paz y después gloria.

Mirando el mapa y viendo como estamos “sobrados” de tiempo, Julián conocedor de la zona a la que nos encaminamos por haber vivido en ella, nos propone dos opciones, seguir la ruta del mapa de la organización o tomar la A-8 hasta Villaviciosa para tomar la AS-256 y luego la VV-5. Sin dudar optamos por la opción dos, la autovía nos espera, destino Faro de Tazones.

El discurrir por la autovía se hace a ritmo y parece que vamos entrando en la horquilla de tiempo. El recorrido por la VV-5 discurre por un paisaje agradable, creo que es la primera vez en la tarde que empiezo a disfrutar de la ruta. Unos pocos kilómetros antes de llegar al pueblo costero de Tazones, se llega a un cruce con un par de casas y un bar, paramos a preguntar para confirmar y en efecto giro a la izquierda y en menos de 50 metros, giro a la derecha por una angosta carretera que trepa por una ladera arbolada y nos lleva serpenteando entre prados hasta el faro. No tenemos documento gráfico, la verdad, no me inspiro el entorno para sacar la cámara.

Aun habiendo un restaurante con bar y terraza y teniendo ganas de parar a hidratarnos, decidimos seguir, ya sólo nos queda un punto de sellado, el Faro de Lastres, cuando lleguemos ya se verá donde paramos.

Para no jugárnosla con el tiempo en vez de seguir la AS-257 en su totalidad, tomamos inicialmente la A-8 y a mitad de camino nos desviamos a la AS-257, la llegada al Faro de Lastres se realiza desviándonos por una estrecha carretera sin marcas viales ni arcén, que discurre entre casitas y prados envueltos en olor a mar.

Cuando llegamos al último punto de sellado a los pies del faro, el día nos regala un precioso y relajante atardecer, que hacen bajar nuestro nivel de estrés.

Faro de Lastres

Parece que lo hemos logrado, pero aún tenemos que llegar al hotel en Arriondas y entregar la tarjeta que confirma que hemos estado en los 8 puntos de control, 4 por cada etapa. ¡Pero es tan bonito el atardecer!

Atardecer desde el Faro de Lastres. Impresionante.

Tras plantearnos que ruta tomar para llegar a nuestro punto de destino, decidimos la ruta por Ribadesella. Pero no sé en qué rotonda nos despistamos, pero estábamos subiendo el Fito por la AS-260, un poco sucia en las primeras curvas por restos de broza. Fue el mejor momento del día, con las luces del atardecer, sin tráfico y despreocupados por llegar a x punto a tiempo. Al llegar al alto paradita de rigor, subida al mirador y fotos. Solamente la compañía de les vaques que pastaban por la zona. ¡Bueno chavales que se hace de noche!

El Fito a eso de las 22h:00

La bajada de 10 kilómetros me animo a encabezarla, y según Scooby fue mi momento de gloria del día, conseguí marcar un ritmo magnífico y trazar un exquisito paso por curva. Menos mal que no se percataron del “peazo” plasta de vaca que inexplicablemente termino en la puntera de mi bota.

Por fin arribamos al hotel, el garaje estaba cerrado, así que las “niñas” tendrían que pasar la noche en la calle. Llegamos los últimos al comedor donde entregamos las tarjetas de ruta y ya en situación decidimos ponernos a cenar y en mi caso cena y recena. ¡Menudo hambre que traía!

A partir de aquí lo que pasa en Arriondas se queda en Arriondas.

Vista desde uno de los miradores del Fito

La mañana siguiente se tomó con calma, a eso de las nueve, Scooby y un servidor se dieron un paseo por el pueblo en lo que apuntaba una mañana fresquita con cielo cubierto. Desayuno generoso, charla animada y decidimos junto a Julián y Santiago, volver a subir el Fito, parada solicitada en otro mirador para tomar luego la AS-257 destino Colunga y llegar hasta la playa de La Griega. Objetivo tomar el vermut en una terracita a pie de playa, un pequeño capricho que valió la pena.

Playa La Griega (Colunga – Principado de Asturias)

Y con pena nos tuvimos que levantar de vuelta al hotel de Arriondas, pero antes cargamos depósitos y la vuelta esta vez fue por Ribadesella, carretera con mucho tráfico pero bien asfaltada y señalizada.

Llegamos a la comida, entrega de trofeos para los 12 intrépidos que ficharon en todos los controles y estamos entre ellos.

Siendo sincero me hizo mucha ilusión el premio, pues estrenaba montura y todavía estamos en esa fase de conocernos. También por lo complicado que se nos hizo al final la segunda etapa y por el empeño que pusimos pese a los problemas en terminarla.

El resumen o análisis final de este Rallye Mototurístico Astur 2017 por mi parte es la siguiente. Empezaremos por lo menos bueno:

Como negativo (-)

  • La puesta en escena y los pequeños detalles.
  • En la charla informativa mucha gente no hace ni p.caso, ya sé que muchos repiten, pero los nuevos o los que les gusta seguir la explicación gustan de poder escuchar la información que ofrece Ramón.
  • En la salida, ¿no se puede acotar una zona y que se vea y quede más vistosa? Darle un poco de ambiente.
  • En todos los puntos de control, tener a alguien de la organización.
  • Sobró tiempo por la mañana y falto mucho por la tarde. Compensar los horarios de alguna forma. Tal vez acortar algo la parada de la comida.
  • Y sobre todo una pegata que además del número de participante, ponga algo más, que diga que es el Rallye Astur, que cuando vuelva a mi ciudad pueda aparcar la moto orgulloso mostrando la pegata del rallye, al lado de esa GS1200 que lleva años con la pegata de Lés a Lés en el frontal. ¡Me cachis!

Como positivo (+)

  • El formato de Rallye con etapas y emplazarte en la busca de los puntos de control, me encanta. Deberían organizarse más pruebas de este formato por nuestra geografía.
  • El alojamiento y manutención, no se puede pedir en este caso más por menos. Por 85€ dos noches, con 1 merienda, 2 cenas, 2 comidas y 2 desayunos, es imbatible.
  • El entorno de Asturias, siempre sorprendente aun siendo en algunos casos conocido.
  • El esfuerzo y cariño que pone el Moto Club Ángeles del Asfalto.

 

Lo que sí que está claro es que el año que viene, si podemos ahí esteremos por tercer año consecutivo.

Llegada al Puerto del Pontón

Ya estamos terminando esta historia de motos y moteros. Finalizado el ágape y la ceremonia, llegan las despedidas, los deseos de buenas rutas y el volvernos a ver. La vuelta la realizamos Scooby y yo con nuestros compañeros de aventura Astur Julián y Santiago. Como no queremos liarnos en el regreso repetiremos parte de la ruta del viernes. Los Beyos y el Puerto del Pontón nos esperan, así que disfrutamos hasta pasado Riaño. A la altura de Cistierna la lluvia hace presencia un rato y desde este punto a Valladolid, largas y aburridas rectas con aumento progresivo de la congestión del tráfico son nuestra compañía hasta las puertas de Pucela City.

Una crónica + fotos de Albert Roldán©

III Quedada Motera en Rubí de Bracamonte

Hay miles de quedadas moteras a lo largo del año, os preguntareis por qué nos fijamos en esta concretamente. Pues bien, en esta he tenido la oportunidad de ver nacer un proyecto o más bien ver crecer  una idea y que esta perdure en el tiempo. Cuando tienes ocasión de conocer en primera persona el esfuerzo, el corazón, la dedicación que implica organizar estas cosas adquieres más consciencia del merito que tiene.

Humilde y con mucho corazón, hecha para que un pueblo se vea lleno de gente por un día.

roZacunetas desplazó a tres integrantes. Y así lo vimos y vivimos.

Una de las cosas que me gustan de esta QDD, los bares del pueblo ofrecen de forma gratuita chocolate con churros. Una forma de ir entablando conversaciones, sin duda. Este año se amenizo la espera con música, muy bien recibida por lo vecinos… o no.

Vamos saludando y presentando a los que van llegando, siempre es un momento emotivo, al menos para mi, y más si en una cita como esta te viene gente de Madrid o Vigo. Sin palabras.

Total, que a las diez estaba programada la salida de la ruta que nos llevaría hasta el circuito FK1 situado en Villaverde de Medina. Sin duda el plato fuerte de esta QDD, ya que los inscritos (hasta un total de 30) dispondrían de unas tandas libres en dicho circuito. Pero antes hay que llegar al circuito. Y para ello se ha diseñado una ruta.

La ruta consta de 60 km que servirá para ir calentando e impacientando al personal que ansía llegar y meterse en el circuito donde poder dar gas como locos. Sin embargo, la ruta, es casi lo que más me gusta de esta QDD. Eso de rutear en manada siempre me ha gustado, te hace sentir que formas parte de algo. Quedarte en un cruce y ver toda esa hilera de motos, ¡mola!

Por cierto en la ruta contamos 52 motos, no está mal. Hacer madrugar a 52 tíos un sábado por la mañana ya tiene merito.

Pasamos por Fuente el Sol, Lomoviejo, Muriel, Ataquines, Ramiro, Moraleja de las Panaderas, Medina del Campo y Villaverde de Medina. Para ser en Valladolid la ruta me parece interesante y entretenida, hablamos para rodar en grupo claro está.

Pues una vez en el circuito, los inscritos se desquitaron a base de gas, de eso se trataba.

Aquí un resumen. (pincha el link del final para buscar tu foto de circuito)

Terminada la primera tanda hubo almuerzo, muy bien recibido por los asistentes. ¡Acierto!

Hay que decir que este almuerzo, corrió a cargo de electricidad Sarabris. ¡Muchas gracias!

roZacunetas infiltró a Rubas como piloto Racing. Hizo lo que pudo con su V-Strom.

Ya en Rubí de Bracamonte, y por un módico precio de 2 euros podías degustar de un buen plato de paella, agua, vino, pan y postre. Otro acierto. El vino blanco cortesía de Bodegas Verderrubí. Gustó mucho.

Otro espectáculo que esperaba con expectación, para ver como habían evolucionado, era a los chicos de “al corte Stunt“. Aquí tengo que ser sincero y decir que están muy verdes. En un año no han mejorado nada. El salero del gallego consiguió amenizar algo el rato de las acrobacias . Jandry eres un crack!!

Y ya después de todo esto y de comer un bocata y haber pasado un día muy bueno, nosotros dábamos por concluida la QDD, aún quedaba la orquesta pero nosotros no nos quedamos, somos muy sosos.

 

Pensamientos en voz alta.

–  A mejorar, por ejemplo el expectaculo stunt. Muy pobre.

– Me ha gustado que por dos euros puedas desayunar, almorzar y comer. No tiene competencia.

– La gente que acude a esta cita. Buen rollo general. Somos pocos, es fácil, jeje.

– Por 10€ tandas en circuito, tampoco tiene competencia, aunque yo esto lo intentaría hacer algo    diferente. Aunque lo mismo ya no saldría a 10 pavos.

Total que con todo esto, esta QDD de Rubí de Bracamonte debería ir creciendo ya que ofrece mucho por muy poco.

 

Ha pasado mucho tiempo desde la quedada y me da rabia no haber sabido reflejar lo que esta cita ofrece. El año que viene, intentaré hacerla un poco mas extensa. A veces las cosas no fluyen tan fácil y esta crónica, creo,  me ha quedado algo floja.

 

Reportando desde el rincón de pensar by Skooby.

 

http://verderrubi.com/

http://www.elesarabris.com/

https://es-es.facebook.com/circuitofk1/

https://www.flickr.com/photos/txapuzasbandit/

Por cierto, dar las gracias a las personas que forman el comando TxaPuzAs, gracias a su dedicación ha sido posible realizar este evento. La idea y el corazón de Rafael. Las gestiones y recados varios de Ángel y al resto por prestarse a ayudar de forma desinteresada. ¡Un abrazo!

 

Castillos de película en Castilla y León.

Tras una gran temporada sin realizar una ruta basada en castillos, nos hemos marcado Dora (el apodo que le ha puesto mi “artillera” a la Versys) y el que escribe un 3 en 1, tres provincias (son cuatro si contamos la de Valladolid, pero queda más comercial el 3)  en un sólo recorrido de un poco más de 400 kilómetros.

Salimos desde Valladolid por la A-62 dirección Tordesillas, donde nos desviaremos por la A-11 hasta la localidad Zamorana de Toro. La autovía discurre algo monótona y aburrida, pero no todo son curvas de herradura ni puertos de montaña angostos. Las ganas de ruta y la nueva moto nos impulsan con animo abriéndonos paso a través de las llanuras cerealistas de la meseta. En esta época primaveral deberían estar con un verdor exultante pero la sequía hace mella y se perciben algunos campos amarillentos.

Al llegar a la altura de Toro nos desviaremos por la ZA-705, también son rectas lo que nos encontraremos, pero por una carretera convencional dan otro aire. Nuestro primer castillo del día esta más cerca, sus alménas se dibujan en el horizonte.

El castillo de Villalonso ya es citado en una bula emitida por el Papa Gregorio IX en 1235, como pertenencia de la orden de Calatrava. En el siglo XV surge el señorío de Villalonso, comprado por la familia Ulloa, oriunda de Galicia pero asentada en la cercana Toro. A Juan de Ulloa casado con Marí Sarmiento, se les atribuye la edificación actual.

El castillo contaba con dos recintos y un ancho foso del que aún pueden apreciarse algunos restos.

Jugo un papel importante en el enfrentamiento entre Isabel la Católica y Juana la Beltraneja, por lo cual los Ulloa lo perdieron. Años después volvió a la familia Ulloa, los cuales abrazaron la causa comunera contra Carlos V (estos no escarmentaban).

De este castillo se comenta que es el mejor conservado de la provincia de Zamora. Actualmente es de propiedad privada, y tras la restauración de 2011 es visitable domingos y festivos por 2,50€. Pudiendose alquilar para la celebración de eventos.

www.castillodevillalonso.es

Como interesante curiosidad recordar que este castillo y el pueblo de Villaonso sirvieron como localización y exteriores de los primeros minutos de la película Robin y Marian de 1976, protagonizada por Sean Connery y Audrey Hepburn.

Y en 1979 repitió “actuación” para la película suiza Geburt der Hexe (Nacimiento de la bruja).

Cruzando al otro lado de la ZA-705, se nos ofrece la bien asfaltada ZA-V-2314 que nos deja en la localidad vallisoletana de San Pedro de Latarce. Nos toparemos al pasar por las afueras del pueblo lo que se insinúan como restos de unas murallas.

Giro a la izquierda ZA-714, carretera con alguna curva más, no os animéis mucho, son sólo 2 ó 3. Nos toparemos con Belver de los Montes, otra localidad que deja ver algún que otro resto de la que pudo ser una gran muralla medieval .

Curiosa iglesia-ayuntamiento la de Belver, a falta de castillo, pues foto que sacamos.

Continuamos marcha y al llegar a Castronuevo de los Arcos, giramos a la derecha por la correcta CL-612 para llegar a la altura de Villalpando y salir por la autovía A-6 dirección Benavente.

Atravesando la localidad de Benavente y dentro de su núcleo urbano, descubriremos la Torre del Caracol, la única parte que se conserva del que fuera el inmenso y lujoso castillo-palacio de La Mota, destruido durante la Guerra de Independencia (Guerras Napoleónicas) contra los franceses a principios del s. XIX. Eregido en una mezcla de estilo gótico y renacentista a principios del siglo XVI bajo las ordenes de los Condes de Benavente, que recibieron la villa de manos del rey Enrique III en el s. XII.

A día de hoy es propiedad de la empresa pública de Paradores Nacionales de España. Existe la posibilidad de visitarlo parcialmente pero es conveniente consultar previamente.

http://www.parador.es/es/paradores/parador-de-benavente?gclid=CjwKEAjwr_rIBRDJzq-Z-LC_2HgSJADoL57HzTziRoVqdTfhSwbNtR7cr0MsGhLSz7NXqXHSqMbFpBoC4-Pw_wcB&gclsrc=aw.ds

Dejamos tierras Zamoranas y siguiendo la recta que dibuja la N-630, hasta el cruce con la LE-511, giramos a la derecha y nos adentraremos en tierras de la provincia de León, dirección Valencia de Don Juán.

Coyanza, Valencia de Campos, Valencia de Don Juan, esta localidad leonesa que ha ido modificando su nombre, remonta su primitivo origen a la edad de hierro, entre el 800 y el 400 A.C, de cuando datan los vestigios de un castro de origen celta.

No nos extenderemos en la basta cronología histórica de los pobladores, invasores y reconstructores. Lo que vemos ante nuestros ojos empieza a tomar forma en el s. XIV, en tiempos del infante Juan de Portugal, 1er. duque de Valencia de Campos, hijo de la relación del rey Pedro I de Portugal y la noble dama gallega Inés de Castro. Ya en el s. XV el edificio toma su estética actual bajo el segundo duque de Valencia de Don Juan.

El edificio está formado por un foso, un antemuro y una gran muralla almenada con torres de triples cubos. Al sur se puede ver la torre del homenaje con sus características defensas cilíndricas.

El castillo ha experimentado en tiempos presentes una intensa reforma que comenzó en 1987, entre el 2004 y 2005 se reconstruyo parcialmente la torre del homenaje. Y en 2008 se inauguró el aula-museo del castillo.

Para los muy cinéfilos, en la película de los Monty Phyton de 1975, titulada Monty Phyton and the Holy Grail, una imagen invertida del castillo de Valencia de Don Juan, simula ser la fortaleza de Camelot, la corte del legendario rey Arturo.

http://www.turismoleon.org/turismo/valencia-de-don-juan.php

A escasos 8 kilómetros por la CL-621, encontraremos un cruce a la izquierda que nos indica la localidad de Alcuetas, que pertenece al término de Villabraz.

El Castillo de Alcuetas, también llamado Palacio o Casona de los Marqueses de Villasinda, es una fortificación del s. XVI.

La localidad tenía cierta relevancia cuando el señorío pertenecía a Doña María Cabeza de Vaca, casada con Don Álvaro Henríquez de Acuña conde de Valencia de Don Juan, en tiempos de Carlos I de España y V de Alemania.

El castillo tenía en origen, tres torres de forma cilíndrica, aunque sólo mantiene en pie una ellas. Está construido en visibles cantos rodados y argamasa, un fuerte conglomerado de cal, arena y agua. Los restos de sus paredes conservan un grosor de más de 2 metros.

http://www.turisleon.com/es/patrimonio/provincia_leon/castillos/Adescas/Castillo_de_Alcuetas.html

Siguiendo la CL-621, nos acercaremos a la localidad vallisoletana de Mayorga y por la VA-941, a no ser que te despistes como uno que yo se (no fue mucho el despiste), te dejará sin darte cuenta en la localidad leonesa de Grajal de Campos que tiene el honor de ser considerado el pueblo más antiguo de León. Y como tal atesora, historia y mucha, mas de una batalla sobre su solar, muertes de personajes influyentes, revueltas populares…

Vale la pena detenerse en la plaza Mayor de la villa, donde se encuentran el Ayuntamiento, la iglesia de San Miguel y el palacio renacentista mandado construir por Hernando de Vega. Las obras de este comienzan en 1517 y acaban en 1523. Consta de cuatro torreones alrededor de un gran patio central, con claustro bajo y alto; a este último se accede por una escalera de piedra hermosamente tallada. Posee numerosas habitaciones principales y menores y una destacable bodega con lagar. Se advierte el estilo renacentista italiano. Fue declarado Monumento Nacional el 3 de junio de 1931. En el año 1998 el pueblo de Grajal de Campos adquirió el inmueble, en penoso estado de deterioro, comprándolo a la familia propietaria por el simbólico precio de 6 pesetas

También a principios del s. XVI Hernando de Vega señor de Grajal, Comendador Mayor de Castilla, Presidente del Consejo de Órdenes Militares y Consejero del Consejo de Indias (¿y cobraba tres sueldos? ¿y le daba para construir tanto?), en el año de 1517 inicia la construcción de un castillo artillero, el primero en España, sobre los restos del s. X del Castello de Graliare.

El castillo siguió guarnecido y artillado en los siglo XVI y XVII. Cuando los condes dejaron de habitar en Grajal a comienzos del siglo XVIII, comenzó el declive del edificio.

Entre 1833 y 1900 se instaló un cementerio junto al adarve septentrional.

El castillo que vemos es un cuadrado de 73 metros de lado (88 varas castellanas) con cuatro torres en las esquinas donde se emplazaban los cañones de mayor calibre y tres plantas. Antaño estaba aislado por un foso con puente levadizo y porterna de entrada, todo ello actualmente enterrado, sin que se haya encontrado dónde se hallaba exactamente.

http://www.turismoreinodeleon.com/conjuntos-historicos/tierra-de-campos/grajal-de-campos/

Dejaremos el solar leones, para pasar a la Tierra de Campos palentina, desde Villada podemos ir por la CL-613 (desaconsejable, radar con control de tramo, a no ser que quieras entrar a ver Paredes de Nava y su patrimonio artístico, cuna del poeta del s. XV Jorge Manrique, del pintor de finales del s. XV, Pedro Berruguete con obra en España, Italia y en el Louvre de Paris, su hijo el escultor y pintor del siglo XVI Alonso Berruguete y de Gregoria Matorras madre del libertador de la Argentina, Chile y del Perú José de San Martín) o como alternativa, la P-972 por la que ir más despreocupado.

Al ir acercándonos a la población de Monzón de Campos, ya en la lejanía distinguiremos sobre un cerro el emplazamiento del castillo de Monzón.

Se sabe que en el año 906, la localidad contaba con dos castillos, posiblemente por ser la frontera sur del Reino de León. El rey Ramiro II mando a Ansur Fernández de la familia Ansúrez repoblar y fortificar el extenso territorio limítrofe entre el Reino de Castilla y el Reino de León, llegando sus dominios hasta tierras segovianas, creando el condado de Monzón con base en este castillo.

Desde el s. X se suceden, asesinatos, asedios, bodas regias, fugas. Se habilita como residencia palaciega, prisión y hotel.

Dentro de sus muros el 22 de julio de 1978 tiene lugar la constitución del Consejo General de Castilla y León, precursor del gobierno de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, que es la Junta de Castilla y León.

http://monzondecampos.es/index.php/turismo/lugares-de-interes/

A 6 kilómetros exactos por la N-611, está la localidad de Fuentes de Valdepero, donde se encuentra el castillo de los Sarmiento Construido entre los siglos XIV y XVI, actualmente es la sede del Archivo de la Diputación Provincial de Palencia.

Repoblada en el s. X por el conde Pedro de Palencia, hijo de Fernán González, para entonces Fuentes de Valdepero ya tenía una primera fortaleza. El pueblo pasaría en 1095 al conde Perdro Ansúrez, fundador de la ciudad de Valladolid, y luego a los Castro, los Sandoval y los Sarmiento, señores de Fuentes a finales del s. XIV.

Siendo Diego Pérez de Sarmiento, adelantado mayor de Galicia quien erigió el castillo actual. Por cosas de la vida y las familias nobiliarias, la titularidad condal recayó en la casa de Alba, siendo el actual duque de Alba, conde de Fuentes de Valdepero, paro la propiedad fue desvinculada de los Alba en 1874 por venta de Don Jacobo Fitz-James Stuart. La diputación de Palencia lo adquirió en 1995.

http://castillodelossarmiento.es/

Salimos de Fuentes de Valdepero por la N-611, en dirección a Palencia y por la A-62, así cerramos el circulo que hemos ido describiendo en la ciudad de Valladolid, tras recorrer 4 provincias de los Reinos de Castilla y de León.

No son carreteras para un disfrute pleno, no todo va a ser pilotaje y sensaciones extremas. Alguna vez hacer una ruta pausada, parar con tranquilidad y descubrir la historia del entorno más cercano que nos rodea, pueden depararnos momentos de felicidad motera que nos hagan bajar de la moto con una sonrisa.

Una crónica+fotos de Albert Roldán©

Picos de Europa indómitos. Mayo 2017

Pues otro fiasco que me llevo. Esta historia que hoy quiero contar no resulto como quería. No planifique bien la ruta. Si tenéis un rato, os lo cuento.

En mi nueva adquirida mentalidad, contagiada por el ADN de mi moto, pretendía descubrir zonas o puertos desconocidos para mi y en lo posible no muy transitados. Así nace esta ruta hacia lo salvaje, que resultó parecerse a casi todas las que hago.

Tres grados no es mucho frío por aquí, sumado a los calores internos que desprende Pisoni hasta se agradece el fresquito.

En Boñar (León) veo unas nubes que no hace falta ser muy inteligente para saber que te vas a mojar. De allí a Puebla de Lillo, bordeando el pantano del Porma encuentro buen asfalto a pesar de estar mojado por la lluvia. Me moje un poco. Ya en Puebla tienes dos opciones, el puerto de San Isidro o el puerto de las Señales enlazando con el Pto. del Tarna. Sabiendo que esta última opción era la peor en cuanto al estado del asfalto tire de ADN Adventure y para allá que fui. El tiempo mejoró, salió el sol y el paisaje se vistió de gala como sólo el norte de España sabe hacerlo. ¡Espectacular!

El asfalto muy rugoso y bacheado y roto y descarnado y avergonzado y sonrojado y perturbado y lastimado de orgullo por saberse traicionado por las autoridades que desde hace siglos no destinan un duro para que este firme sea digno del lugar al que pertenece.

Del Tarna bajo hasta Pola de Laviana por la AS-117, también en mal estado. Cierto es que según vas bajando va mejorando hasta llegar a un punto donde disfruté enormemente “del todo”. No llovía y el sol embellecía cual joyas en el pecho de una doncella los praderíos. Así pues, con mentalidad holística terminé de disfrutar de esta preciosidad como pocas veces uno puede hacer.

Por la AS-252 hasta Cabañaquinta. Me di cuenta que esta carretera ya la conocía y creo que ella a mi también, pues me dejó disfrutar de lo lindo en sus condominios. Dejando atrás estas licencias poéticas más o menos acertadas, tengo que deciros que fue un tramo muy pero que muy bueno. Salvo un par de zonas, el resto perfecto para disfrutar. El paisaje también, pero ciñéndonos a la conducción propiamente, muy buen tramo.

Me acerco sin saberlo al punto de no retorno del cual tuve que volver. De Cabañaquinta hasta Collanzo, desvío hasta Ruayer. Pues no fui capaz de seguir hasta el puerto de Vegarada. Según el Google Maps había carretera. ¿Que pasó? Allí me planté, mirando mapas y el GPS. “Esta ruta incluye carreteras no asfaltadas”, me dice. Trece kilómetros que luego se convierten en la LE-321 hasta Redipuertas que es donde quería llegar sintiéndome Hernán Cortés en su encuentro con la península del Yucatán. Pero no. No me atreví a hacer esos kilómetros solo. Sentí como los adhesivos de mi Adventure se despegaban del shock y la vergüenza por el dueño que la había tocado en gracia, menudo imbécil o inútil pensaría mi Pisoni. Y así es como cuando estas en el punto de no retorno, cuando no hay marcha atrás, das la vuelta y a tomar por saco el resto de la ruta.

Lo bueno, que habrá otro intento, seguro.

Lo malo, que no sé cuando.

– ¿Qué pasó?

Tenia ganas de moto, hacía tan bueno, necesitaba buen asfalto, y quería dar gas.

Desde donde me encontraba tenia por delante unos 110 km. hasta Potes. La nueva idea fue pasar casi por los mismo puertos que la última vez, pero en sentido contrario. San Isidro, San Glorio y Piedrasluengas.

Algo de lluvia fina que no impidió disfrutar de la parte leonesa de la ruta. Ya en San Isidro hacía bueno al igual que en Riaño. Y aquí, en Riaño, pasó lo que hace que un viaje que se había fastidiado en cierta medida, volviera a tener sentido y a merecer de nuevo la pena.

Mejor lo resumo un poco o bastante.

Michael, (o al menos eso entendí), venia desde el estado de Oregon USA, a pasar seis meses por Europa y Marruecos en su BMW GS650 Sertao.

Where do you go?, le pregunto.

Do you need some help?

Y con esas preguntas que resultaron ser suficientes, dos desconocidos, sin saber ni una sola palabra del idioma del otro, sirvieran para que brotara una charla al menos durante un buen rato, hablando de esto y de lo otro. Creo yo que me entere algo mas que Michael. Por que no hablaba nada de castellano. Y yo tirando de frases echas de canciones le preguntaba y respondía, habría que habernos visto… Un rato genial. Espero simplemente que este viajero verdadero tenga al menos un breve recuerdo del día que un motero le ofreció algo de conversación. Nice to meet you, my friend! El iba a Cangas de Onís , yo a Potes.

Como una rutina, como ese matrimonio que ya sabe como terminan los besos, encaré los puertos que me quedaban, San Glorio y Piedrasluengas, este último una vez mas se mostró amable conmigo permitiéndome disfrutar como siempre, como disfrutan los adolescentes de esos besos furtivos, devorándose en un portal.

El camino que me falta hasta casa es un “coñazo”. Eso no os lo cuento.

Resumiendo y parafraseando a Nico Abad, que no es que me caiga muy bien que digamos:

– ¡¡¡¡ Me gustan las motos !!!!

 

Reportando desde Pucela by Skooby.

 

Oporto, la centinela del Duero.

Como escusa de aprendizaje para cotas mayores, planeamos visitar Oporto esta Semana Santa. La idea es pulir y corregir esas cosas que en un viaje mas duradero podrían ser puñeteras.

¿Por donde ir? Llevo tiempo oyendo hablar de las bondades de una carretera que lo tiene todo para triunfar y viniendo esta información de motoristas bien expertos, les hago caso al 100%.

Rutometro.

Valladolid – Bragança – Vinhais – Chaves – Braga – Oporto.

Se trata de la estrada que va desde Bragança hasta Braga. Por la N103.

El tramo hasta Chaves, simplemente espectacular.

Pero querréis saber mas, ¿no?

-¿Qué pasó?

Madrugamos sin ser conscientes de que en Portugal es una hora menos, con lo cual llegaríamos antes de lo pensado. Como he dicho antes, la idea era ir probando todos los accesorios que hemos ido adquiriendo e ir organizando equipajes y demás. Cascos, intercomunicadores, GPS y bolsas de las maletas. Con todo listo salimos sin mas demora.

Nada que contar hasta que bien pasada la frontera decido parar en un mirador para hacer unas fotillos y estirar las piernas, nos encontrábamos en el parque natural de Montesinho. Pues ahí, en ese mirador, me fui al suelo. Al tratar de sujetar la moto me hice daño en la mano, esto me ha perseguido todo el viaje.

Seguimos disfrutado de esta carretera que para nosotros, gente de las llanuras, se nos hizo hasta largo. Un sin fin de curvas con un asfalto perfecto. Sin trafico. Una delicia. No quiero contar mucho. Pero ya os digo que es de esos sitios que lo tienen todo para que un motorista disfrute. Id y a la vuelta me lo contáis. ¿Aceptáis el reto?

Visitamos fugazmente Vinhais, Chaves.

Paramos a comer en otro de los muchos miradores que hay por el camino, esta vez no aparque en el suelo, no seáis malos, jeje. Y recibo una llamada de una pareja de Txapuzas que están por la zona, quedamos para tomar el café, nos hizo mucha ilusión, claro que si.

Por esta zona se veía una densa nube de humo provocada por un incendio cercano al embalse. Una pena. Albufeira da Venda Nova, para que os situéis.

Desde esta parte, la carretera se estira un poco y el trafico se vuelve algo mas denso. Salvo que me salte el peaje casi llegando a Oporto, nada reseñable.

– ¿Qué pasó? Pues un despiste de cojones. No lo hice a propósito. ¡Lo juro!. Lo cual es casi peor.

Ahora toca desconectar unos días de moto. La mano me esta doliendo, así que cambiamos un poco los planes y los adaptamos a la nueva situación.

Oporto se muestra tal cual, sin maquillaje, sin postizos, sin estridencias. Pasear por sus calles evoca épocas pasadas, quizás mejores. Calles con cicatrices que el paso del tiempo ha ido dejando y aun así la embellecen, ha envejecido con dignidad. Cada día me gustan mas estas ciudades que aunque descuidadas y con ciertos aires decadentes no pierden su personalidad.

Dos días después me doy cuenta que he dejado el GPS puesto en la moto, ha dormido en la calle todos los días. Un desastre… en fin. Pero allí estaba. ¡Menos mal!.

Toca volver, me preocupa la mano. En el hotel, que tiene servicio de masajes, no se atreven a tocarme sin hacer antes una radiografía. Pero para ello tendría que ir al hospital. Tampoco estoy tan grave. Pero bueno, que toca volver a casa así.

Esta vez, aunque me quedo con ganas de volver por el mismo sitio de la ida, planeamos la vuelta tratando de seguir un tramo del rio Duero. Con el siguiente resultado. Es aproximado ya que el GPS me hizo alguna jugarreta…

Rutometro.

Oporto- Peso da Regua – Mirandela – Bragança – Valladolid

La curiosidad me empuja a querer conocer la zona donde se cultiva la famosa uva que da nombre al vino de Oporto. Peso da Regua es la capital del vino de Oporto. Así mismo me ocurre con Mirandela y sus aceites.

Toda esta zona es muy bonita, los viñedos se asoman al Duero desde terrazas aéreas que van cayendo hasta la orilla, la carretera que discurre a los margenes del rio te trasladas a las épocas donde las barcazas transportaban las uvas hasta Oporto. Y si enlazas con Tras-os-Montes ya no os digo nada… no llega a superar el tramo de Vinhais – Chaves pero también nos encantó.

Después de unos 1.050 kilómetros y de haber pasado unos días magníficos llegamos a casa sin sobresaltos. Bien es verdad que desde Mirandela a casa fuimos por autovía, la mano ya daba síntomas de flaqueza.

 

Reportando desde Pucela by Skooby.

Kawasaki Versys 650. Buscando el equilibrio

Llegada la época de cambiar de moto y subir de cilindrada tras 10 años con motos de 125 c.c. y casi todos ellos con la tan agradecida HONDA Varadero 125 XL, que durante estos últimos años me ha llevado a sitios tan magníficos como el Pirineo navarro, Tras Os Montes en Portugal, Picos de Europa, etc.

La elección se centra en motos que mantengan una postura relajada de conducción, ágiles y de sencillo manejo, que no sean excesivamente agresivas pero que tengan su punto de alegría al llevarlas, sobre todo en carreteras de curvas, económicas de mantener dentro de lo posible y con no mucha complicación tecnológica. Y que me cumplan tanto para cogerla por ciudad para ir a la compra, ir al trabajo por autovías (25 km. ida + 25 km. de vuelta), rutear por la provincia de Valladolid (Castilla y León-España-Spain) y provincias circundantes, poder ir ligero de carga o en compañía o montar toda la artillería (equipajes) y tener autonomía suficiente para marcar cientos de kilómetros con tranquilidad.

¿Creo que no se me ha quedado nada en el tintero? Y por pedir que no quede.

La terna a ser la elegida fueron la Yamaha Tracer 700, la más moderna en cuanto a concepto de moto, la menos pesada y más ágil, pero que me pareció con una escasa protección para viajes largos y no muy buenas configuraciones para montar maletas y baúl para viaje.

https://www.yamaha-motor.eu/es/products/motorcycles/sport-touring/tracer-700.aspx

La segunda opción fue la Suzuki V-Strom, un modelo de contrastada solvencia, con más de una década en el mercado y con una legión de seguidores a sus espadas, pero que me resulto poco manejable en parado, muy larga, un modelo anticuado esteticamente, y esperar al modelo 2017 se me hacía largo.

https://moto.suzuki.es/motos/trail-sport-turismo/2017/v-strom-650xt/ficha-tecnica/

Así que la elegida final fue la Kawasaki Versys 650 ABS, con kit tourer (protege-puños, maletas laterales de 28 L. con bolsas interiores y adhesivo protege depósito), a parte mandé instalar el caballete central (algo que me parece imprescindible en una moto y más tipo trail y que no viene ni como opción en el catálogo de la mayoría de las marcas) y un baúl Givi de 47L. (más barato que el de la propia marca).

http://www.kawasaki.es/es/products/trail/2016/versys_650/overview?Uid=093AXFBYDlFbClFdDQ1dXAxRCVBQWF0MDg0NCgpRCVpQXA4

 

El modelo Versys 650, tampoco es un modelo recién llegado al mercado, su historia se remonta al año 2006, como una versión trail de corte asfáltico de la naked Kawasaki ER-6. Evolucionada en 2010 y en 2015, manteniendo siempre su perfil viajero, uso diario, incluso salir a hacer curvas.

Durante estas tres evoluciones, la esencia básica de la moto se ha mantenido, suspensiones invertidas 41 mm., mono amortiguador trasero con precarga manual, la base mecánica no ha sufrido grandes modificaciones durante estos años.

El “gran cambio” ha llegado de la parte estética en la versión 2015 se ha hecho más rutera: una pantalla un poco más grande, ahora regulable hasta unos 60 mm. sin herramientas mediante dos “palomillas” en la parte delantera que se giran a mano, un nuevo manillar algo más ancho, diferentes anclajes elásticos y silentblocks en la parte delantera del motor y otros retoques que van dirigidos a aumentar la comodidad en largas distancias. También se han integrado en la carrocería los soportes de maletas (las maletas son opcionales, pero los soportes ya están puestos en la moto eso que te ahorras) y se ha montado un depósito de gasolina de 21 L. de capacidad, que es más corto, acercando así el manillar al piloto.

En el motor ganado algo de potencia (5 CV. y pasando a 69 CV.) con una nueva electrónica en la que se ha buscado maximizar la respuesta en medios.

Pues bien, todo lo anteriormente contado fue clave a la hora de la elección de la Versys como futura compañera de rutas.

¿Pero cuales son mis impresiones después de poder montar en ella y hacerle unos cuantos kilómetros?

En el momento de escribir este artículo sigo en la parte rodaje que establece el manual de Kawasaki, siendo de 1.600 kilómetros, repartidos en: de 0 a 800 km. velocidad de motor máxima 4.000 r/min. y de 800 a 1.600 km. velocidad de motor máxima 6.000 r/min.

En total llevo 1.260 kilómetros recorridos con ella, incluido el primer cambio de aceite. Todavía no nos hemos ambos soltado del todo, pero kilómetro a kilómetro se puede notar como el acople del motor se va realizando y poco a poco estira más cada marcha. Resumiendo va cogiendo alegría.

A partir de aquí os voy a ir enumerando mis apreciaciones personales sobre lo que me está pareciendo la moto durante este corto periodo de tiempo y kilómetros.

Empezaré por el envoltorio, estéticamente me gusta su frontal de doble óptica que según nuestro conocido amigo Scooby con el cual salía ha rutear recientemente asegura que ilumina de sobra y se te ve venir de lejos.

Pantalla: me costo un poco encontrar su punto, muy bajo y muy alto molestias, en un punto intermedio tirando a alto, correcto, protege hombros y el aire da en la parte superior del casco, no es lo ideal pero se aguanta.

Plásticos delanteros: La protección que aportan a las piernas es correcto, no he notado nunca nada extraño. Estéticamente dan a la Versys una sensación de muy cabezona y ancha, pero es más visual que real.

Cubrepuños: Ya empieza la primavera y la temperatura sube, pero en la “estepa” castellana las mañanas son frías y se notan si los acompañas de guantes de invierno, y ya con los calores aparecen los mosquitos y todos esos que te quitas de los guantes.

Manillar: Te hace llevar los brazos extendidos adoptando una postura erguida. La espalda apenas sufre (también suelo llevar riñonera), pero en algunos momentos tengo una sensación de rigidez en los antebrazos y me toca flexionar brazos y tronco un par de veces para aliviar la sensación.

Retrovisores: Me parecen pequeños, muy “guays” en su diseño poligonal, pero me falta “información” me crea zonas muertas.

Deposito: Es de chapa, lo cual agradezco y puedo usar mi bolsa sobre depósito de imanes (perfecto como me queda).

Asiento: La ruta más larga que he realizado es de 340 kilómetros. No me puedo quejar no es blando y no me dejo ningún dolor al terminar el día. El asiento de pasajero no puedo decir nada, no he montado “paquete” todavía.

Baúl trasero: Estéticamente la configuración Givi de 47 L. no queda mal, no sobresale en exceso y la luz de freno queda perfectamente visible.

Tubo escape: Me encanta que no sobresalga y este semioculto, así que para engrasar cadena, inflar neumático, tener juego de maletas simétrico, lo mejor.

Reposa pies: Me asusto los primeros kilómetros por las vibraciones que trasmitía al pie derecho, pero han ido desapareciendo con los kilómetros y han quedado en un recuerdo.

Pata cabra: Será sensación mía, pero creo que no tumba mucho la moto.

Caballete central: Imprescindible, tenía que ser de serie.

Una vez revisada la parte estética y hergonómica, pasaremos a la pantalla y sus alrededores.

El panel de instrumentos no parece contar con muchos seguidores dentro de los profesionales de la prensa del motor. Para mi al contrario, me parece bonito, simétrico, sencillo  y cuenta con un tacómetro analógico con su agujita y todo y de noche mola como se ilumina. ¡Qué manía con todo digital, se creen que eso da toque deportivo!

Te da la información justa, velocímetro, reloj, indicadores de intermitentes y luces, indicador de motor y ABS, de batería, de temperatura, nivel de combustible, marcha engranada, e indicador de aviso. A parte y pulsando botones, encuentras el odómetro, dos medidores de distancia, consumo de combustible actual y consumo promedio. No le pidas más, los mapas motor no los encontraras.

Los puños se agarran bien y los guantes se adhieren bien a la goma, las manetas de embrague y freno son regulables, yo no he tocado nada de lo que venía de fabrica, como están me son cómodas al tacto, eso sí no son blandas.

Las intermiténcias de emergencia, ráfagas y bocina, pues como cualquier otra moto. En su sitio.

Rueda delantera y conjunto: Rueda 120/70 x 17 monta de fábrica un Dunlop D222F J, por ahora correcto, los discos de freno delanteros de 300 mm. de nissin con ABS, si se frena de moderado a brusco hunden mucho la horquilla delantera (no he tocado la configuración de fábrica), yo suelo frenar entre suave y muy suabe y lo preciso.

Como diría nuestro colega Julio VFR, a la curva con los deberes hechos.

En tramos de carreteras descarnadas y llenas de baches, que te llevan de bote en bote, diría que la amortiguación delantera es fabulosa, mitigan y mucho las vibraciones sobre muñecas y brazos.

Rueda trasera y conjunto: Rueda 160/60 x 17 monta de fábrica un Dunlop D222 J, no puedo contar mucho sobre el neumático trasero, me la entregaron con un corte y fue sustituida en garantía por una Dunlop Sportsmart de fabricación francesa. Los neumáticos de fábrica no se venden en Europa y son made in Japan.

Tras el cambio tuve un problema de rozamiento con el disco trasero, producía un ruido estridente, al principio al frenar con el freno trasero, más tarde se generalizo al circular. Pasada por taller y solucionado, seguramente sería un problema de alineación, el ruido se producía siempre en el mismo punto, al girar de forma excéntrica.

El freno trasero, tiene para mi un buen tacto yo lo uso mucho en ciudad y sobre todo antes de curva y hacer freno motor.

Uno de los sellos de identidad de esta moto, es su pomo de ajuste de precarga del muelle, que está situado encima del amortiguador trasero, muy útil cuando llevas “paquete” y cargas maletas a tope.

En mi caso no he modificado nada, note algunas sensaciones de que la moto “culeaba” sobre todo en autovía, pero ahora lo achaco al problema de alineación antes contado. Seguiré buscando sensaciones.

Otros detalles que puedo contar es la sensación de que con los kilómetros la moto se va desperezando y cogiendo brío, de esta forma el tacto y uso del embrague noto que se hace muy importante. Una dosificación correcta del embrague te ayuda a dominar las salidas y el subir marchas con alegría pero sin sustos en carreteras reviradas.

En ciudad a baja velocidad es una moto que pesando 217 kg. se nota ligera y fácil de mantener en verticalidad. Al suelo llego bien con mi 1,79 cm.

En curvas muy cerradas o enlazando curvas entra con facilidad y con un ligero golpe de cadera la metes en la trazada

El consumo me parece aceptable sobre 4,6 L. y eso que estamos en rodaje.

Resumiendo; queriendo tener todo, bueno, bonito y práctico (porque barato no hay nada ya), seguro que en muchos apartados hay motos muchísimo mejores, pero la Versys es una buena opción si te encuentras buscando el equilibrio.

Una crónica+fotos by Albert Roldán©

Subida a Casielles.

10/03/17

Hoy he tenido un día de mierda en el trabajo, estoy pensando en salir mañana con la moto, para mi es la mejor medicina, mejor que visitar al psicólogo e igual de caro. Estoy pensando en ir hasta Casielles (Asturias). Como ya es tarde para avisar a la gente iré solo, espero que no se molesten, nunca sabes… No tengo claro que ruta hacer, quizás vaya por Cervera de Pisuerga (Palencia) hasta Potes (Cantabria) y como nunca he visitado Caín (León) pues me acerco y lo veo, de allí hasta Casielles no hay mucho. Bueno, creo que es buen plan, a ver que sale mañana.

11/03/17

¡Jo! no puedo dormir, son casi las siete de la mañana, pues desayuno y me voy, total… Os va a parecer una tontería pero he arrancado la moto y estoy viendo que marca una autonomía de 110 km y se me esta ocurriendo, por no andar parando antes de empezar, en intentar llegar hasta Osorno (Palencia) que esta a unos 100 km. de mi casa a ver si llego sin tener que parar.

Voy a poner el modo “Rain” que deja la potencia de mi KTM 1190 Adv en 100 potrillos (CV*) y así consumirá menos. Espero no equivocarme. Voy por la autovía que esta llena de estaciones de servicio, malo sería quedarme tirado. No os podéis imaginar lo entretenido que me esta resultando este tramo que en otra ocasión resultaría un coñazo (aburrimiento*). Esta dando resultado, no he pasado de 120km/h. y ahora tengo una autonomía mas desahogada, jeje. Pues han sido 97 km hasta Osorno con un consumo de 4,9 l, no llevo las maletas, sólo voy con el baúl trasero. No está mal.

Me sirve de escusa haber parado para dejar la autovía y seguir el viaje por la nacional, apenas hay tràfico, estoy pasando por una zona de Palencia que conozco bien, Parque Natural Fuentes Carrionas, soy un enamorado de la Montaña Palentina, como ya estoy a la altura de Perazancas voy a parar a ver su iglesia que me gusta muchísimo, siempre paro. Es una rutina.

Pero hay muchas cosas más, una de ellas me gusta tanto que la quiero sólo para mi, y no insistáis que no la voy a decir, y eso es lo más bonito de esta zona, que es muy desconocida y eso lo hace altamente hermosa, se mantiene igual desde que tengo uso de razón, no hay más que ver como esta el asfalto por donde estoy pasando ahora, esta igual que siempre… mal. Pero tiene su encanto, es como si el tiempo se hubiera detenido aquí. Desde aquí ya veo El Curavacas con sus 2.525 mts. si os gustan las rutas de alta  montaña esta cumbre tiene su encanto. Pero ¿qué es la Montaña Palentina? Para mi es un mosaico de lugares mágicos. Si eres observador y no vas con prisas, descubrirás pequeños tesoros, algunos animales como corzos, ciervos, zorros, lobos, nutrias , osos (estos no creo que los veas) y pájaros, si os va la ornitología, mi amigo Tino (que me ha enseñado a querer esta zona) es además un experto en el tema, y he tenido el honor de poder aprender de ÉL. Tiene la pasión, el amor por esta tierra que compartió conmigo descubriéndome esos pequeños secretos que este espacio natural no esconde, están ahí, pero hay que saber mirar, y Tino sabe, se le nota el cariño que tiene sólo con oírle hablar. Un lujo.

A lo tonto ya estoy en el primer puerto del día, Piedrasluengas, del que ya hemos hablado aquí anteriormente. Pisoni**  ahora tiene que portarse bien y vaya si lo esta haciendo, me fastidia comprobar que sólo esta mal la parte Castellana, entro en Cantabria voy a poner el modo Sport a ver que pasa, jajaja. Esta secuencia de curvas lentas me esta sirviendo para desperezarme y Pisoni está demostrando una de sus virtudes, que es la agilidad con la que hace la transición enlazando curvas de forma muy fluida. Me estoy calentando y lo noto porque tengo que empezar a usar el freno más de lo que es recomendable. Me relajo. Son curvas lentas, la calzada estrecha. ¡Cómo lo estoy disfrutando! Paso por Potes y me desvío para coger el segundo puerto del día, San Glorio.

Este puerto no le conozco tanto, así que voy a ir con mas cuidado. El asfalto esta realmente bien, muy bien.

¡Ya he llegado! y veo una pista de dos kilómetros que lleva a un mirador. Esperar que me voy a acercar. Pues desde aquí se ve parte de la carretera por la que he subido  y la pista que acabo de recorrer ahora mismo. Voy a hacer unas fotos y sigo.

¡No me lo puedo creer! he abierto el baúl para coger los mapas y los he dejados olvidados en casa.

En principio me da igual ir sin mapas, pero como anoche no tuve tiempo de estudiarme la ruta les quería traer para consultar en caso de duda.

Pues nada, que se le va a hacer. Sigo.

Estoy viendo una señal que indica Picos de Europa en la localidad de Portilla la Reina, voy a preguntar a un pastor como esta la carretera, porque creo recordar que por Riaño estaba mejor.

Me dice exactamente eso, que mejor por Riaño, como es costumbre no le voy a hacer caso, llevo una trail con nombre de elefante, ¿qué puede salir mal?

En este rato al perro del pastor le ha dado tiempo a morderme dos veces. En serio. Y no será lo peor del día, aunque en ese momento, eso, no lo sabía.

Tercer puerto de la mañana. El asfalto no esta bien, voy a parar en un mirador que tiene un panel a ver que puerto es.

Se trata del puerto de Pandetrave. A ver la bajada, bueno, está bastante bien. Puerto sin complicaciones. Estoy llegando a Posada de Valdeón, busco una señal que indique Caín. ¡Ya la veo!

Vaya con la señal, ¿no había presupuesto? ¡Vamos para allá!

¡Ya he llegado! La carretera preciosa, el paisaje igual. Divertida. Me voy a tomar un refresco, un bocata y busco Casielles.

Pero antes de seguir con la ruta os quiero contar que hago aquí en Caín. Elegí pasar por aquí porque este lugar en muy conocido, casi un lugar de culto para los andarines (senderistas*) de toda España.

Estoy en el corazón de la ruta del Cares. El tramo de Caín a Poncebos es la parte mas emblemática de esta ruta. Y por eso quería conocer que ambiente se respira en un sitio masificado como este. Bien es cierto que estamos fuera de temporada y eso es de agradecer. Sobre todo por el flujo de tráfico para este tipo de carreteras. Mientras como el bocadillo (sandwich* más o menos) tengo a la izquierda según el sentido por el que he llegado a Caín, el espectacular conjunto que es el Mazizo Occidental de los Picos de Europa, también llamado Cornión. Con Torre Santa y La Bermeja como máximos exponentes, pero tampoco soy un experto. Lo que si sé, es que detrás de este coloso se encuentran los Lagos de Covadonga, otro lugar sagrado del paisaje, en este caso, Asturiano, del que también hemos hablado en este blog. Si miras a la derecha encuentras otro mazizo, NO ES RAFA MORA, se trata del Mazizo Central (Urrieles) este cobija en sus entrañas el pico Uriello o Naranjo de Bulnes. Total, que aquí estoy comiendo un bocadillo en medio de dos moles que forman este desfiladero del rio Cares. Tremendisima estampa.

 

Llega una moto, una Super Ténéré.

Se acerca,  charlamos un rato.

Gonzalo un tipo genial, nos hemos dado los teléfonos. Me ha caído bien. Y por cosas como estas me gusta esto de viajar en moto, con el coche nunca hubiera pasado.

Ahora tengo que volver otra vez hasta Posada de Valdeón y ya dirigirme al desfiladero de los Beyos, pero antes tengo que pasar por otra zona desconocida para mi.

Panderruedas es el puerto que lleva hasta la nacional 625, mucho mejor que el puerto anterior, me está gustando, tengo que repetir. Ya en el puerto del Pontón, archiconocido por este blog. Disfruto de lo lindo, Pisoni es increíble… ehhh ¿qué pasa? me han caído cuatro gotas, espero que no llueva.

Voy súper a gusto por el puerto del Pontón, que ganas tenia ya. Y lo mejor que repetiré a la vuelta, jeje. Que manera de enlazar curvas, al final parece que no llueve, mejor. Tengo que estar pendiente del desvió que como me emocione, me le paso seguro.

¡Ahí está CASIELLES! vamos a ver.  ¡Joer! que calor me esta entrando… la culpa de Rafa (un TxaPuZas) que ayer me metió el miedo en el cuerpo. Me dijo que no era apta para cualquier moto. Ahora hay que estar atentos que el asfalto, está muy sucio, la carretera es de dos metros y medio de ancho, más o menos.

Bueno, mucho barrillo y restos de vegetación, baches y gravilla, me lo esperaba peor, su p… madre!!

La primeras curvas, “tornanti”, las tomo con sumo cuidado, ya que el firme no me inspira nada de confianza y hay que añadir a lo dicho anteriormente, que hay ganado suelto y sus restos por la calzada, la cosa cada vez va mejor… sufriendo he llegado arriba, y la sensación ha sido de irme al suelo en cada “tornanti”. Sólo en pensar que todavía me queda bajar me arrepiento más de haber subido, me parece una temeridad. Si el asfalto estuviera limpio pues bien, pero así no, me niego a decir que ha merecido la pena. Seré un flojo. Pues sí. Con estos pensamientos tan agradables voy a empezar a bajar. Una vez terminado tengo que reconocer que la moto no ha hecho ningún feo ni movimiento extraño, la moto muy bien, el piloto ….. no tanto. Esto fue lo peor del día, peor que me mordiera el perro del pastor.

Me vienen pensamientos de quien habrá puesto el nombre del Stelvio asturiano a esta subida, ¿en qué se parecen?

Pero lo bueno para mi viene ahora y es la vuelta a casa pasando por el desfiladero de los Beyos y el puerto del Pontón, lo voy a disfrutar seguro. Pero eso ya no lo cuento. Que no quiero distraerme.

Estoy parado en Besande, he visto un cartel que pone Puerto de Monteviejo, no creo que sea muy largo, os recuerdo que estoy sin mapas.

– Y ¿el móvil?

– Eso es hacer trampas, prefiero perderme.

Total, que voy a ver que nos encontramos por ahí. Pues es una carretera en muy mal estado, que discurre a media ladera y que se bifurca después de unos 15 kilómetros hacia Prioro y te deja muy cerca de Boca de Huérgano. Podréis vivir sin pasar por aquí, con uno que haya hecho el gilipo…llas, vale.

 

Voy a pasar dos puertecillos más, son pequeños pero con buenos curvones y luego será todo recto hasta casa.

-¿Por qué barruntas, Pisoni?

Al llegar a la central térmica de Velilla lo entiendo, Pisoni tiene morriña… ha creído que estaba en Springfield.

Cuando he llegado a casa, la moto marcaba 614km. con un consumo de 5,8 litros, teniendo en cuenta que fui tranquilo la primera parte y la vuelta también. Desde Guardo hasta Palencia han puesto un radar de tramo, (se me ha hecho eterno), eso si, me he ahorrado unos eurillos.

14/03/17

Conclusión.

Fué un día de moto fantástico, hizo buenísimo, hubo poco tráfico y pude investigar alguna carretera que en circunstancias normales no hubiera hecho.

Quizás lo peor fue la sensación de la subida a Casielles, me parece desmesurada la fama que está cogiendo.

Pregunte a mi amigo Rafa que le pareció a él cuando fué y me dijo: “A mi  me parece que se sube con el culo prieto y se baja igual. Pero creo que es de los sitios que hay que subir y que no te lo cuenten.”

Y con esta gran frase doy por terminada esta historia de 614km.

Enlaces de interes:

http://www.cerveradepisuerga.eu/monumentos-detalle.php?idMonumento=37

http://www.convientonorte.com/dosaves/

https://rozacunetas.wordpress.com/2014/05/21/830/

http://www.rutadelcares.org/

http://txapuzasbandit.blogspot.com.es/

 

Rutómetro.

Valladolid – Osorno – Cervera de Pisuerga – Potes – Posada de Valdeón – Caín – Oseja de Sajambre – Casielles – Boca de Huérgano – Guardo – Palencia – Valladolid

Puertos.

Piedrasluengas                1.355 mts.

San Glorio                      1.609 mts.

Pandetrave                      1.562 mts

Panderrueda                    1.450 mts.

Pontón                            1.280 mts.

Picones                           1.316 mts.

Monteviejo                     1.433 mts,

Alto de las Portillas        1.275 mts.

 

*       Una ayuda a las persona no hispanoparlantes.

**     Nombre de mi moto. Se le ocurrió a mi mujer. Ya que “apisonadora” no la convenció. Total, que hay un capitulo de los Simpson donde Bart tiene como mascota un elefante al que llama Pisoni y ese elefante y mi KTM tienen cosas en común: son grises, comen mucho, hacen mucho ruido, y pasan por donde sea.

Una crónica+fotos reportadas by Scooby.

Instalación de faros auxiliares.

(Ejemplo realizado con Suzuki V Strom 2006):

Hola roZacuneteros. En este brico os explicaré cómo montar en vuestra moto unos faros auxiliares.

En un primer paso, veremos la fabricación del soporte para montar los faros (Modelo V Strom 2006), y en un segundo paso, como realizar todo el montaje eléctrico.

Esta parte es válida para cualquier moto.

Al Lío:

Instalaré una pareja de faros LED Cree U5, que dan una potencia de luz de 125 W, siendo la potencia real del faro de 15W. Son chulos y vienen protegidos con carcasa en aluminio.

Están provistos de una abrazadera para poder montarse sobre tubo, por ejemplo en las protecciones del motor, topes, o en cualquier punto que nos deje dicha abrazadera. El problema es que a mí personalmente en las defensas, que sería el sitio más fácil, no me convence nada, y quería montarlos bajo los faros delanteros.

Así que nada; a echarle imaginación, y a preparar un soporte especial.

Parte 1°: SOPORTE:

Investigando un poco he visto que debajo del faro, hay dos grapas de plástico (más grandes que el resto) que sujetan un pequeño guarnecido. Dichas grapas van directamente ancladas en el chasis que sustenta toda la parte delantera de la moto, marcador,  faro , carcasas , etc….

Me parece el mejor sitio.

La idea, sustituir las grapas por unos tornillos de métrica 6 (creo que suficiente), y agarrar el soporte directamente con tuercas.

No es necesario desmontar todo este pequeño guarnecido, con soltar las dos grapas que sustituiremos por tornillos, y otras cuatro, dos en cada lateral, tenemos hueco suficiente para meter la mano y pasar los tornillos.

Para quitar las grapas, apretar en su centro con un destornillador pequeño o punzón y sueltan. Luego es sólo sacarlas del alojamiento.

 tornillo colocado, con tuerca sujetando guarnecido

Vamos con el soporte:

En principio pensé usar una pletina de aluminio, por aligerar peso, pero al final me decido por una de acero de 20 x 5 mm, más fácil de trabajar y que puedo soldar.

Para obtener medidas, lo más fácil, hacer una plantilla en cartón, presentar directamente, y marcando un poco aquí, y midiendo un poco allá….

plantilla en cartón y soporte en proceso

Poco a poco y con paciencia, cortando, doblando y limando, encuentro la forma final del soporte que buscaba.

Para el agarre de los faros al soporte he soldado dos trozos de pletina en cada extremo, haciendo para el tornillo posterior del faro una serie de taladros, que conectados, permiten regularlos verticalmente.

La regulación horizontal nos la permite el propio faro al ir montado de lado.

También sueldo un refuerzo para dar más consistencia al soporte.

Un poco de pintura negro mate, y este es el resultado:

El soporte esta pensado para que los faros queden fuera del guarnecido, y asi evitar que si en algún momento la suspensión tiene que hacer su máxima compresión (100 mm), nunca puedan pegar en el guardabarros.

También he fabricado un pequeño soporte para el interruptor con un trozo de chapa más fino.

Parte 2° : INSTALACIÓN ELÉCTRICA:

La instalación eléctrica la realizaré con un circuito independiente con relé e interruptor.

Básicamente un relé es un interruptor accionado a distancia.

Tiene dos partes: una bobina, y por otro lado un interruptor interno.

¿Cómo funciona?, simple: al darle corriente a la bobina por medio del interruptor que instalaremos, esta acciona el interruptor interno del relé, permitiendo el paso de corriente. En nuestro caso, directamente de la batería a los faros.

¿Por qué realizar la instalación de esta manera? pues por varios motivos :

• Tendremos un circuito independiente.

Si lo conectamos directamente a cualquier otro circuito de la moto, pongamos por ejemplo luces, podríamos sobrecargar dicho circuito y  quizas provocar algun tipo de avería.

El circuito que crearemos, es totalmente independiente, con su propio fusible. Unicamente tendremos que obtener corriente de algún cable que funcione sólo con la moto en marcha, pero esto no es problema ya que el consumo de la bobina del relé es prácticamente inexistente y no afectará al circuito donante.

• También conseguiremos que los faros no funcionen en parado, ya que como he citado anteriormente, la corriente con la que excitatemos la bobina del rele sólo esta presente con el motor en marcha.

Muy importante, ya que si conectáramos directamente a batería, y nos bajamos de la moto  sin apagarlos, o bien algún listo nos los conecta, podríamos acabar quedándonos tirados sin batería.

Aquí os dejo el esquema que he seguido. Lo he sacado de internet, si buscáis encontraréis mucha info.

Antes de empezar lo primero que tendremos que hacer es desconectar la batería para evitar poder crear algún cortocircuito. Recordad, el polo negativo el primero en desconectar y el último el conectar.

Y con paciencia poco a poco vamos siguiendo el esquema eléctrico y poniendo cables.

Para los extremos de los cables he utilizado terminales tipo faston, son muy efectivos y cómodos.

materiales utilizados

Y para la conexión de los faros un conector estanco, al he añadido un poco de cinta aislante en los extremos.

La corriente para excitar la bobina del relé y que pasará por el interruptor que instalaré, la he cogido del positivo de la luz de posición delantera con un robacorrientes, ya que me queda muy cerca del sitio dónde alojaré el interruptor.

Con este interruptor será con el que encenderemos y apagaremos los faros. Al accionarlo estaremos excitando la bobina y está a su vez el interruptor interno del relé, dejando pasar la corriente directamente de la batería a los focos. Y viceversa cuando apagamos.

La masa, o negativo, como ya sabréis no es necesario ir a cogerla a la batería. La podéis tomar de cualquier parte metálica de la moto, ya que de la batería pasa directamente al chasis, y en consecuencia a todo lo que este en contacto con él.

Yo la he cogido con un terminal faston de un tornillo en un lateral de la columna de dirección.

Y para el relé, directamente de la batería por cercanía.

detalle conexión a masa y robacorrientes

Y no hay mucho más que contar, poco a poco se va montando todo el circuito.

En cuanto a qué relé y fusible elegir os lo cuento ahora:

• Rele:

Elegimos un relé común  de automocion de cuatro terminales.

Si es de 5 no importa ya que dejaremos uno libre sin utilizar.

El amperaje qué marca en el rele, no es lo que consume, ya que su consumo es prácticamente nulo. Se trata de el amperaje que pueden soportar sus terminales.

Por ello debemos elegir un relé con el aperaje suficiente para soportar lo que vamos a conectarle.

• Fusible:

Utilizaremos la fórmula:

I = P / V

Donde la intensidad vendrá expresada en Amperios (A), la potencia en Watios (W), y el voltaje en Voltios (V).

En mi caso, 2 focos de 15 W cada uno, 30 W, y un voltaje de 12 V:

I = 30 / 12 = 2’5  A

Por lo que el consumo del circuito serán 2’5 amperios.

El fusible, el inmediatamente superior, de 3 amperios. El inferior de 2 quedaría corto.

Además en el encendido siempre se dan picos de intensidad superiores al del circuito ya en funcionamiento normal.

Este es el resultado final. Espero que este brico os sea útil.

Anímate y hazlo tu mismo

Saludos RoZacuneteros.

Crónica by Rubas.

Sanglas 400F

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por fin nos toca traer a roZacunetas una de las marcas míticas de la historia y las carreteras españolas de los finales de los 50, de los 60, 70 y principios de los 80.

Las Sanglas aquellas motos de media cilindrada que paradójicamente fueron las de más grande cilindrada de fabricación 100% española. Las que montaban mayormente la Guardia Civil y muchas policías municipales de mitad del siglo XX.

Y como representación de aquella gran marca traemos en portada el último modelo enteramente Sanglas la 400F.

03sanglas

Antes de centrarnos en la excepcional monocilíndrica 400F, os daremos unas pocas pinceladas de que fue la marca Sanglas en la España de posguerra.

La historia de Sanglas se remonta a finales de la década de los 40, aunque en 1942 ya se tiene conocimiento de su existencia cuando la idea de los hermanos Sanglas, Javier y Martín estudiantes de ingeniería de Barcelona con el apoyo financiero de su padre, industrial textil, es crear una motocicleta de gran cilindrada para poder ser suministradas a los Organismos Oficiales de la época como alternativa a las BMW, Zündapp y DKW.

En 1945 presentaron el primer modelo de Sanglas en la feria de muestras de Barcelona, la 350, una moto inspirada en el diseño de las motos inglesas y la robustez de las alemanas de la época, con un motor monocilíndrico de cuatro tiempos y un chasis muy robusto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En 1947 se comienza la entrega de las primeras unidades con una cilindrada de 347,75 c.c. y 14,4 CV. de potencia a 4.800 rpm. En 1948 se alcanzan las 200 unidades producidas con 100 empleados en plantilla.

Las Sanglas fueron concebidas para el turismo y alcanzaban velocidades considerables y podían afrontar largos recorridos. Los modelos 350/4 y 500/3 incluían motores de mayor potencia, un silenciador mejorado y frenos de aluminio entre otras mejoras.

En octubre de 1952 se lanzó el primer modelo de 500 c.c., con un cuadro trasero renovado para poder alojar una horquilla oscilante y dos amortiguadores hidráulicos.

En 1957 se presentó en la Feria de Muestras de Barcelona un sidecar construido en fibra de vidrio. También se lanzó una renovada versión de su motocicleta de montaña que pasan a llamar la Montaña II y con mejoras sustanciales de la versión primera. Rendía 25 CV. con un alto valor de arrastre gracias a su alto par motor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En 1958 la producción asciende a 500 unidades anuales, lo que deja las instalaciones de Pueblo Nuevo y se trasladan a una fábrica más moderna situada en Hospitalet de Llobregat. Durante la crisis de aquellos años se redujo la plantilla de 200 a 50 operarios, convirtiendo gran parte de los trabajadores en proveedores y exteriorizando algunos componentes, por ejemplo dotando a la nueva Sanglas 400 con motores Hispano Villiers bajo la marca Rovena.

En 1964 se hace pública la producción de las Sanglas con motores Zündapp de 50, 75 y 100 c,c. de dos tiempos. En la Feria de Muestras de Barcelona se presentó el modelo 400T de cuatro tiempos (con motor de 423 c,c. ya diseñado en 1956-57). Este modelo serviría de referencia para el resto de modelos de la marca hasta su desaparición.

A finales de los años 60 la producción alcanzó las 2.500 unidades, con 40 trabajadores en la cadena de montaje, de una plantilla total inferior a 100 personas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En 1970 se proyecta un modelo multiuso plegable de 49 c.c. y transmisión secundaria por cardan de bajo mantenimiento de tan sólo 28 kg. de peso, pero al no encontrarse financiación para la misma, se desestimó el proyecto.

Para 1973 había aumentado la demanda de motocicletas de gran tamaño y potencia, pero Sanglas sólo consigue vender 474 unidades por su falta de prestaciones. Para paliar las carencias de sus modelos presentan en el año 1975 el modelo de 500 cc aunque al final se opta por un modelo de 750 cc.

En 1976 se presenta el modelo 500 S con frenos de disco in board (inventados por Sanglas), con 32 CV. a 6.700 rpm. A la vez, se modificó la 400 E para dejar paso a la 400 F con sensibles mejoras a nivel mecánico y de compresión para usar gasolina de 85 octanos, así como abandonar la dinamo en favor de un alternador, y otras mejoras en aspectos técnicos. El modelo 500 S permite un aumento de ventas en el exterior con la ayuda financiera de la empresa Prodinsa, la cual también poseía participaciones en la sociedad Mototrans (fabricante bajo licencia de motocicletas de la marca italiana Ducati), lo cual motivó intentos para fusionar ambas empresas.

05sanglas

En 1977, se lanza al mercado la 500 S2 y en ese año Javier Sanglas se desplaza a Japón para alcanzar un acuerdo comerciañ con Yamaha para importar 3.000 motores bicilíndricos de 400 c.c., si bien el gobierno obligó a cambio a que se exportaran un buen número de motocicletas. En 1979 Sanglas vende 3.000 motos equipadas con el motor de origen nipón.

En 1979 se presenta la versión de cinco velocidades (500 S2 V5), siendo este el último modelo comercial fabricado por Sanglas. A principios de los años ochenta, empezó el “boom” y liberalización de las motos japonesas, y Sanglas ya no pudo competir con ellas. Existió también un prototipo monocilíndrico de 750cc, pero por falta de presupuesto nunca vio la luz en el mercado.

A pesar del esfuerzo comercial y de desarrollo por parte de Sanglas la inversión de Prodinsa no se rentabilizaba y se decide la venta al Banco Español de Crédito (Banesto). La estrategia fue alcanzar importantes plusvalías ante la planeada venta a los japoneses que llevaban años intentando entrar en España sin las restricciones que establecían los acuerdos comerciales internacionales. Se puede asegurar que los intermediarios y los banqueros vendieron prácticamente la industria nacional al capital extranjero con el beneplácito del gobierno. Banesto presentó sucesivos planes de viabilidad de una industria de motocicletas auspiciada por Yamaha y fue definitivamente aceptado el 4 de noviembre de 1981. Se constituye SEMSA con Yamaha, Banesto, Banco de Madrid. Banco Garrigue Nogués y Banca Catalana de Desarrollo. El 50% del capital es de Yamaha y tras sucesivas ampliaciones de capital Yamaha alcanza mayoría notable hasta que el 5 de abril de 1989 desaparece SEMSA y ese mismo día cesa la producción de la Sanglas 500 S2 V5. Yamaha encontró en los talleres de Hospitalet la puerta a arrasar el mercado español y europeo con sus productos de origen oriental fabricados a costes muy inferiores a los que en Europa había. Fue el fin de Sanglas.

 

Bueno, a quedado algo largo el desarrollo “en un par de pinceladas” de la historia de Sanglas, pero merecía la pena y eso que no tiene final feliz.

SANGLAS 400F (1976-1980)

Este modelo fue el último modelo enteramente Sanglas de la cilindrada 400 c.c. ya que los modelos posteriores reflejaban ya su alianza con Yamaha. Se diferencia de la 400 E por la incorporación de un freno de disco (in board) en su rueda delantera, un invento a nivel mundial de la casa Sanglas y de su voluminoso tubo de escape con protector cromado en la parte derecha de la moto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El arranque eléctrico hubo que cambiarlo por otro y modificar la parte eléctrica con la incorporación de un alternador (el mismo que llevaba el Ford Fiesta primera serie). El depósito de gasolina fue reducido de tamaño con el fin de alejarlo lo máximo posible del motor. Su capacidad disminuyó a 15 litros mas 1,5 de reserva.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las características técnicas del modelo 400F:

Cilindrada 423 c.c.

Diámetro de cilindro 82,5 mm.

Carrera 79 mm.

Relación de compresión 8:1

Engrase a presión por doble bomba. Carter seco

Potencia máxima 30 CV. a 6500 r.p.m.

Par máximo 4 Kg./m. a 4500 r.p.m.

Arranque eléctrico tipo Bendix, actuando diréctamente sobre un volante con eje largo

Relación transmisión primaria 1,79 : 1

Relación transmisión entre el motor y la salida de cambio

1ª 13,32, 2ª 8,79, 3ª 6,33, 4ª 4,9

Piñón salida cambio 15 dientes

Velocidad máxima 180 Km./h

Medida de los neumáticos 3,25 x 18″ ó 4,00 x 18″

Peso 170 kg.

Dimensiones

Largo 2.121 mm. Ancho 700 mm. Alto 1.090 mm.

Altura sillín 790 mm. Mínima distancia al suelo 160 mm.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una crónica + fotos by Albert Roldán©

Atlas ilustrado de la Vespa. Una aventura sobre ruedas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nuestro compañero de fatigas Rubas, ha adquirido una fabulosa Vespa DN200 blanca de 1982, esto me recordó que en mi librería motera tenía un ejemplar del Atlas ilustrado de la Vespa, que en su día regale a mi mujer cuando ella compro una Vespa Primavera, que disfruta alegremente cada día y que espero Rubas se contagie de ello igualmente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vespa Primavera 125

Esto me sirve de escusa para hacer un pequeño articulo sobre el Atlas y así de paso reactivar un poco la sección de libros de nuestro blog, que estaba algo olvidado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y es que casi es de obligada compra este titulo, no solo por los amantes de las Vespas, también por todos los apasionados de las motos en general, ya que nos enseña, nos cuenta, la historia (e historias) desde incluso antes del nacimiento de la Vespa. Y es que esta moto , ya icónica, engancha de verdad.

El libro hace un recorrido global de la marca, desde diseños, publicidad, cine, etc…

Se detiene en los modelos más emblemáticos de la marca haciendo una pequeña ficha de cada uno de ellos, entre los cuales no está la Vespa de Rubas, así que nos quedamos con las ganas de saber más de este modelo en particular.

vespa_02

En definitiva una buena compra, bien maquetada, presentada y que transmite correctamente lo que representa esta Marca. Aporta datos técnicos sin llegar a ser una pesadilla, con historia y curiosidades.

Algunas cosas sueltas.

Famosos que tuvieron Vespa, según el libro Elvis Presley tuvo una Vespa blanca al lado de su Lincoln púrpura y a Steven Spielberg le costo una rotura de ligamentos una caída (por imprudente) recién estrenada su Vespa clásica gris del 1962.

vespa_ver

¿Como nace Vespa? “Es la historia de una industria naval, que más tarde fue ferroviaria y finalmente aeronáutica, y que en plena posguerra decide apostar por un vehículo de dos ruedas de aspecto un tanto extravagante ideado por un hombre que invento el helicóptero”

El 23 de abril de 1946 se presentó la solicitud de patente de lo que sería el scooter más famoso del mundo.

Pero antes ocurrieron algunas cosas, al parecer, los directivos de Piaggio , que durante su exilio en Biella fueron huéspedes del conde Trossi descubrieron en su sótano un modelo Cushman y Velta. Sobre la base de estos vehículos se crea un proyecto llamado MP5.

Y es que hasta la fecha un scooter, no era mas que un monopatín con motor.

Corradino D´Ascanio, por encargo de Enrico Piaggio fue el diseñador de la Vespa, buscó y aplicó soluciones hasta antes nunca vistas en el terreno de los motor – scooters, pensó en diseñar un vehículo que le fuera cómodo a él, ya que no se consideraba motorista.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Varios factores hacen que este nuevo vehículo sea todo un éxito, no sólo por su diseño, sino por dar soluciones técnicas en una época de dificultades. “Es un vehículo que, a diferencia de la motocicleta propiamente dicha, resulta adecuado para todas las clases sociales y para ambos sexos…”

En tres años 40,000 Vespas circulaban ya por Italia y por el mundo.

Para entender todo esto tendrás que pasearte por cada hoja del libro donde explica con detalle todo lo acontecido en las diferentes épocas. El por qué y el como del éxito.

1953-vespa-125

El Atlas resulta muy interesante, aunque echo de menos una actualización de los modelos que van saliendo, ya que lleva estancado desde 2003, y eso es mucho tiempo. Bien es verdad que lo que se busca de la marca suele ser antiguo, así que imagino no habrá muchas quejas al respecto.

Ref. Editor

Alfombra mágica de dos plazas, coche de dos ruedas de la posguerra, bandera de la revolución juvenil, pasaporte para la modernidad, mito que se renueva sin traicionarse jamás, sueño de muchos y símbolo de un estilo, criatura nacida del ingenio y del trabajo: gracias al empeño de los que le han dado vida y difundido por el mundo, este libro supone la presentación más completa de la Vespa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vespas en Pingüinos 2017-Valladolid (Spain)

Idioma: ESPAÑOL

Editorial: SUSAETA EDICIONES SA

ISBN 978-84-305-4532-2 

Formato: PORTADA DURA

Medidas: 230 mm x 270 mm

Páginas: 336

Podrás encontrarlo en:

http://www.libromotor.com/libros/atlas-ilustrado-vespa-una-aventura-sobre-ruedas/10335/978-84-305-4532-2

http://www.casadellibro.com/libro-atlas-ilustrado-de-la-vespa-un-aventura-sobre-ruedas/9788430545322/979342

http://www.editorialsusaeta.com/publishing/venta-libros.php?editorial=Susaeta&ref=S0851018&id=2097

http://www.oletum.com/libro/atlas-ilustrado-de-la-vespa_202444

 

Reportando desde pucela by Scooby.

Fotos by Scooby & Albert Roldán©